1
Cuidados respiratorios

Conozca los datos informativos


Mitos comunes acerca del asma

    Teofilo Lee Chiong

    Conozca los hechos reales con el Dr. Teofilo Lee-Chiong


    Asesor médico principal de Philips Home Healthcare Solutions*


    Descargo de responsabilidad: La información de este sitio web se proporciona solo con fines informativos y no sustituye la opinión experta de un médico.

    ¿Qué tan peligrosa es el asma?   

    Mito:

    Mi asma no es real. Todo está en mi mente.

    Hecho:

    El asma no es una enfermedad emocional; más bien, es un trastorno muy real asociado con la inflamación de las vías respiratorias de los pulmones. Las emociones y el estrés pueden actuar como desencadenantes del asma, empeorando los síntomas o provocando crisis asmáticas1, 2.

    Mito:

    Mi hijo tiene asma, así que no debe practicar deportes.

    Hecho:

    Además de ser una actividad agradable, practicar deportes es una parte importante de un estilo de vida saludable. Muchos deportistas han sido capaces de controlar su asma y lograr el éxito en sus deportes1, 2, 3.

    Mito:

    Mi hijo nunca podrá llevar una vida normal debido a su asma.

    Hecho:

    Aunque no hay cura para el asma, esta puede ser controlada. Todos los niños con asma deben ser capaces de vivir una vida activa y normal1. Los niños con asma bien controlada deberían ser capaces de participar en la mayoría de las actividades sin limitaciones. La actividad y el estado físico son factores importantes para que su hijo mantenga un peso corporal adecuado.

    ¿Cómo se diagnostica el asma?   

    Mito:

    No es posible que tenga asma, ya que solo toso durante la noche 

    Hecho:

    La sibilancia, la falta de aliento y la tos durante la noche son más comunes en el asma1. No ignore estos síntomas. Consulte con su profesional de la salud, quien podrá realizarle exámenes para confirmar el diagnóstico de asma.

    Mito:

    No es necesario tomar mis medicamentos para el asma si no tengo sibilancia, tos u opresión en el pecho.

    Hecho:

    En el asma, la inflamación de las vías respiratorias puede estar presente incluso si no tiene síntomas. Se deben tomar medicamentos de control de forma regular a fin de mantener los síntomas bajo control y reducir la inflamación subyacente de las vías respiratorias3. Además, evitar los desencadenantes del asma es un factor importante para el manejo del asma.

    Mito:

    Toda persona con asma tiene los mismos signos y síntomas.

    Hecho:

    Los signos y síntomas del asma pueden variar de persona a persona1. Algunas personas solo presentan sibilancia, mientras que otras solo tienen tos. Además, los síntomas pueden empeorar durante las crisis asmáticas. Saber cómo afecta el asma a cada persona le permite controlar de mejor forma la enfermedad y detener las crisis.

    ¿Los medicamentos para el asma son peligrosos?   

    Mito:

    Los esteroides que se usan para tratar el asma son peligrosos.

    Hecho:

    Las pautas de tratamiento de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) recomiendan el uso de corticoides inhalados (CSI, por sus siglas en inglés) o esteroides para controlar la inflamación de las vías respiratorias en las personas con asma persistente. Estos esteroides NO SON iguales a los esteroides anabólicos que se usan para fortalecer los músculos1, 5, 6. Los esteroides inhalados pasan directamente a las vías respiratorias y una parte muy pequeña de estos es absorbida por el resto del cuerpo11. Los espaciadores pueden usarse en conjunto con un inhalador de dosis medida (MDI, por sus siglas en inglés) a fin de minimizar la probabilidad de que la medicación quede depositada en la boca5. Los esteroides son eficaces y seguros cuando se usan en las dosis recomendadas para controlar el asma.

    Mito:

    Desarrollaré una adicción a la medicación para el asma si los tomo a diario.

    Hecho:

    El uso regular de medicamentos para el asma no conduce a la adicción. Debido a que el asma es una condición a largo plazo, es importante seguir los planes de tratamiento prescritos por su profesional de la salud para manejar su asma3.

    Mito:

    Puedo dejar de tomar mis medicamentos para el asma si no tengo síntomas.

    Hecho:

    Siempre consulte con su profesional de la salud antes de dejar de tomar cualquier tipo de medicamento, ya que ello podría llevar a un empeoramiento de los síntomas o una crisis asmática3, 6.

    Mito:

    Los esteroides inhalados que se usan para tratar el asma de mi hijo afectarán su crecimiento.

    Hecho:

    Si se utilizan correctamente, los esteroides inhalados no afectan el crecimiento de su hijo1. Es importante saber que el asma mal controlada puede retardar el crecimiento de un niño1, 5. Es importante trabajar en conjunto con el profesional de la salud de su hijo para desarrollar un plan de tratamiento para su asma.

    Mito:

    Si mi hijo toma medicamentos para el asma diariamente y durante un tiempo prolongado, el efecto tendrá poca intensidad cuando estén sufriendo una crisis asmática.

    Hecho:

    Hay dos tipos de medicamentos que se recetan para el asma. La medicación de control se toma a diario para controlar la inflamación de las vías respiratorias3. La medicación de alivio se usa para controlar los síntomas que se producen durante un ataque asmático3. Asegúrese de saber cuáles medicamentos su hijo debe tomar a diario y cuáles debe tomar para los síntomas.

    Mito:

    Los medicamentos para el asma son peligrosos para las mujeres embarazadas.

    Hecho:

    Es esencial mantener el asma bajo control durante el embarazo4, 5. Consulte con su profesional de la salud para averiguar qué medicamentos son seguros para el uso durante el embarazo. Un asma mal controlada puede causarle daño a su bebé y a usted.

    Comprensión de la monitorización del flujo máximo   

    Mito:

    Los medidores de flujo pico son difíciles de usar y las lecturas no son precisas.

    Hecho:

    Un medidor de flujo pico mide qué tan bien sale el aire de los pulmones, y se debe utilizar en casos de asma moderada o grave para vigilar los cambios en las vías respiratorias. Las crisis asmáticas causan que las lecturas de flujo máximo sean bajas. Si se detectan estas mediciones deficientes de forma temprana, es más probable que pueda ajustar la dosis de los medicamentos y prevenir una emergencia de asma7. Pregúntele a su profesional de la salud si el uso de un medidor de flujo pico es la opción correcta para usted.

    Mito:

    Puedo encontrar el valor de mi “mejor lectura personal” por mi propia cuenta

    Hecho:

    Su profesional de la salud le indicará cuál es su mejor lectura personal de flujo máximo como parte del plan de acción contra el asma7.

    Mito:

    No necesito tomar una lectura de flujo máximo todos los días

    Hecho:

    Trate de tomar su lectura de flujo máximo dos veces al día, todos los días si su asma está mal controlada8. Esto le servirá como guía para saber si su tratamiento para el asma está funcionando y si su condición está mejorando8. Trate de seguir una buena rutina. Mantener su medidor de flujo espiratorio máximo junto a su cepillo dental puede ser una buena práctica para recordar tomar la medición cuando despierta en las mañanas y cuando se va a la cama en la noche.

    Comprensión del uso de espaciadores y cámaras

    Mito:

    Cuando uso mi inhalador para el asma, prefiero sentir el sabor de la medicación en la boca y la garganta para asegurarme de que estoy recibiendo los medicamentos correctamente.

    Hecho:

    Para que la medicación sea eficaz, debe llegar a las vías respiratorias (y no quedarse en la boca o la garganta)9. Si es capaz de sentir el sabor del medicamento es porque este no logró llegar a los pulmones. También es posible que experimente efectos secundarios adversos, tales como dolor de garganta, ronquera o infecciones. La cantidad de medicamento que permanecerá en su boca será muy reducida cuando use el inhalador correctamente9. Practique la técnica de uso del inhalador frente a su médico.

    Mito:

    Un espaciador es lo mismo que una cámara de retención con válvulas.

    Hecho:

    Esto es incorrecto. Los espaciadores y las cámaras de retención con válvulas suelen usarse para ayudar a que los medicamentos lleguen a los pulmones a través de la boca y la garganta. Un espaciador es un simple tubo que se conecta al final del inhalador. Las cámaras de retención con válvulas cuentan con un espaciador que mantiene el medicamento en su interior hasta que lo inspira, materiales antiestáticos para que la medicación no se adhiera a la superficie del espaciador y válvulas de baja resistencia para que pueda respirar fácilmente través de la cámara9, 10.

    Preguntas frecuentes

    necesita más información

    ¿Necesita más información?

    Suscríbase para mantenerse informado
    ¿Es un profesional de la salud?

    ¿Es un profesional de la salud?

    DESCARGO DE RESPONSABILIDAD:
    La información presente en este sitio web se ofrece solo con fines informativos y no sustituye la opinión experta de un médico.

    NOTAS A PIE DE PÁGINA:
    [1] health.utah.gov. Asthma/pdfs/factsheets/myths_facts_asthma.pdf

    [2] everydayhealth.com. News/common-myths-about-asthma. Consultado en octubre del 2017.  

    [3] chop.edu. News/asthma-myths-and-facts. Consultado en octubre del 2017. 

    [4] breathefree.com. Asthma-treatment-and-control/asthma-in-special-situations. Consultado en octubre del 2017. 

    [5] nhlbi.nih.gov. Health/health-topics/topics/asthma/treatment. Consultado en octubre del 2017. 

    [6] asthma.org.uk. Advice/inhalers-medicines-treatments/common-concerns. Consultado en octubre del 2017

    [7] lung.org. Lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/asthma/living-with-asthma/managingasthma/measuring-your-peak-flow-rate. Consultado en octubre del 2017. 

    [8] asthma.org.uk.  Advice/manage-your-asthma/peak-flow. Consultado en octubre del 2017. 

    [9] asthma.org.uk.  Advice/inhalers-medicines-treatments/inhalers-and-spacers/spacers. Consultado en octubre del 2017.

    [10] lung.org. Lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/asthma/living-with-asthma/managingasthma/valved-holding-chambers.  Consultado en enero del 2016.